4 pasos para usar aerosol en superficies de alta temperatura

Volver a todas las noticias

No hay nada más lindo que quedarse en casa cuando los días están tan fríos, ¿Verdad? ¡Confirmamos la llegada del invierno con la nevada en Córdoba! Pero más agradable es, cuando podés descansar en tus espacios y tener cada detalle pipí-cucú. Por eso en Pintecord pensamos en cada rinconcito de tus habitaciones. 

¿Alguna vez se te ocurrió pintar el calefactor? ¡Una locura! ¿No? Lo cierto es que no vas a poder esperar para hacerlo. ¡No aguantes tus ganas hasta el verano o el próximo invierno! Te presentamos los aerosoles aptos para superficies de alta temperatura. En nuestra tienda online podés encontrar el Rust-oleum high heat protection que resiste hasta 648 °C. 

Seguramente te preguntarás, ¿Es difícil de aplicar?, ¿Encontraré un tutorial que me explique cómo hacerlo?, ¿Tendré que llamar a un pintor?... Te resumimos todas las respuestas en este paso a paso.

Lija y Agua nunca faltan

Como en cualquier superficie, antes de comenzar a pintar, es importante quitar todos los excedentes de pintura vieja, humedad y suciedad, como así también óxido que pueda desprenderse o grasitud. Para hacerlo basta con lijar suavemente y pasar un trapo húmedo para retirar los restos de polvo que puedan haber quedado.

¡Con ritmo!

¡Atención ansiosos! Todavía no es momento de presionar. Antes de aplicar el aerosol, es importante sacudirlo bien. Esto ayudará a que la consistencia de la pintura sea homogénea

#PinteTip: Hacelo siempre que vayas a usar cualquier tipo de aerosol.

Mantener Distancia

Por más de que creamos que cuanto más cerquita se aplique el aerosol, más potente será el color; la realidad es que se tiene que mantener una distancia de entre 20 y 30 centímetros con la superficie elegida. Además, lo recomendable es que la aplicación no se haga de manera totalmente paralela, sino que el producto tenga una inclinación de unos 45°

Si se desea, se puede aplicar una segunda mano una vez seca la primera.

Te aconsejamos no aplicar el aerosol en áreas que estén expuestas directamente a las llamas, ya que se trata de un producto inflamable. Evitá el interior de los asadores o chimeneas.